No hay productos en el carrito.

No hay productos en el carrito.

Category: Inteligencia emocional

Tips para alcanzar el éxito, incluso en tiempos de crisis

Una de las metas de todo ser humano es sentirse exitoso, pero ¿qué es eso en realidad? Ser exitoso es sentirse pleno, y esta plenitud de vida implica una cosa diferente para cada persona: Viajes, autos, casas, familia… Tu percepción del éxito puede ser muy distinta a la de tu hijo, pareja, hermano, padres…, pero siempre se resume en una persona feliz.

¿Qué hacer para alcanzar esta felicidad? ¡Perseverancia! La persistencia es lo mejor que se puede hacer siempre.

Sin embargo llega un momento de flaqueo, especialmente cuando se atraviesan crisis, como la que estamos viviendo actualmente, que muchos piensan que ya se ha extendido en el tiempo.

Entonces, ¿qué hacer para ser exitoso, aun en tiempos de crisis? En el blog de BusinessKids hemos pensado en tres cosas que puedes hacer:

 

  • Ser resiliente.

Seguramente ya has escuchado muchas veces esta palabra que hasta hace poco era más bien desconocida para muchos.

Las personas resilientes son aquellas que tienen la capacidad de mantener la calma y manejar sus emociones, aun existiendo factores externos que pueden generar presión, estrés o dolor emocional.

Han aprendido a adaptarse y a encontrar el lado positivo a pesar de que parezca que no hay soluciones, entienden que los cambios son parte de la vida y en la medida en que los aceptan, aprenden y se reinventan

¿Tienes un negocio? Enfócate en cómo puedes adaptarlo a la nueva situación o qué otras oportunidades te ofrece el mercado para seguir adelante.

¿Sientes ansiedad por que las cosas sean como antes? Intenta relajarte y no echar de menos lo que fue, sino cómo, ante este nuevo panorama puedes hacer cosas que te gusten; aunque suene muy fuerte, las cosas nunca volverán a ser como antes, pero esto no quiere decir que sea algo malo, después de la revolución industrial todo fue completamente diferente, pero llegaron muchos cambios tecnológicos que tuvieron un impacto positivo en todo el mundo.

Esta revolución que estás viviendo es diferente, pero no tiene por qué impedirte hacer cosas que disfrutes o ames hacer.

  • Ser perseverante.

Algo que podría sonar obvio, pero no lo es tanto, es ser perseverante, no parar; cuando se trabaja constantemente para lograr algo, eventualmente llega eso que anhelamos. ¿Pero qué pasa si comenzamos muy motivados y de pronto pasa algo que te impide seguir ese mismo ritmo? Mantenerlo resulta complicado.

Y sí, es importante seguir, pero más importante es hacerlo motivados. Entonces es momento de parar un momento, pensar en por qué iniciamos algo, qué era lo que nos movía cuando recién comenzábamos a hacerlo. Ahí están los motivos, ¿es el mismo objetivo que queremos alcanzar a estas alturas? Si es así, la motivación volverá, si no, se vale cambiar de objetivo. No sirve de nada poner un gran esfuerzo en algo que eventualmente no nos gustará.

  • Disfrutar lo que haces.

No hay algo mejor para mantenerte motivado que hacer algo que te gusta. Piensa en cómo, cuando haces algo que te encanta, el tiempo se va muy rápido.

Si bien, en ocasiones, es necesario hacer cosas que no son tan agradables, es importante que pienses que eso es un pequeño paso que debes cumplir para ir a lo que sí te gusta; evita procrastinar (¿sabes lo que significa? Dejar algo para después, en pocas palabras), mejor acaba con aquello que no te gusta tanto para pasar pronto a lo que sí.

También se vale sentirse desanimado o sin motivación, para remediar esto puedes salir al jardín o mirar por la ventana, leer un libro, hacer algo que no habías hecho antes, aprender alguna receta de las que prepara mamá o, simplemente, meditar, respirar y valorar lo que tienes a tu alrededor.

Mantenerte positivo y con la mente en la meta te ayudará a llegar a ella. Así también podrás transmitir una energía positiva a tu familia y, especialmente, a tus hijos.

Empodera a tus hijos a través del emprendimiento

Por Francel Montero

Directora de BusinessKids Costa Rica

 

¿Alguna vez te has preguntado si durante tu infancia te enseñaron habilidades para la vida? ¿Qué hubiera ocurrido si en lugar de obtener estas habilidades ahora que eres adulto, las hubieras tenido desde que eras niño?¿Si desde tu infancia hubieras descubierto tus talentos? 

La infancia es una de las etapas más importantes de crecimiento del ser humano, es allí donde se desarrollan las habilidades blandas y las capacidades intelectuales; todo lo que aprendes de niño será aplicado en la etapa adulta. 

La educación académica es muy importante, sin embargo, es necesario fortalecer esa educación brindando a los niños herramientas para la vida.

Muchos relacionan al emprendimiento con iniciar un negocio, sin embargo va más allá de generar dinero; una persona emprendedora es alguien con capacidad de crear, de innovar, de dirigir, de trabajar en equipo, de ser una persona con coraje, una persona que se fija grandes metas y las logra, es una persona proactiva y sabe persuadir e influye en los demás.

¿Qué necesita un emprendedor? 

¿Qué necesita un niño para empoderarse? 

Capacidad para liderar

Independencia 

Capacidad para trabajar en equipo

Capacidad para socializar

Autoestima 

Creer en sí mismo

Tolerancia a la frustración

Resolución de conflictos

Asertividad 

Tomar sus propias decisiones

Empatía

Empatía

Buenos valores

Buenos valores

 

En el cuadro superior se muestran las necesidades de un emprendedor y las de un niño que necesita ser empoderado; ¿ya te diste cuenta? Las necesidades son básicamente las mismas, es por eso que en BusinessKids empoderamos a los niños a través de una filosofía emprendedora.

Logramos que los niños aprendan el valor del trabajo, logren sus metas a través del autoconocimiento y desarrollo de sus talentos, generen una idea, la hagan realidad, dando como resultado, satisfacción y seguridad en sí mismos. 

¿Cómo puedes tú, desde casa, empoderar a tus hijos?

  • Afirmaciones positivas: Todos los días el niño debe escuchar afirmaciones positivas de las personas más cercanas a ellos.
  • Que ellos resuelvan sus conflictos: Al ver que son capaces de resolver sus problemas, se hacen más independientes y crece su autoconfianza.
  • Dejarlos equivocarse: Uno de los errores más comunes que cometemos los padres es dejarlos ganar, enséñales que perder está bien, porque aprenden de los errores y los hace mejores personas.
  • Amar: Darle cariño y decirles que los amas y que son lo más importante para ti es el mejor regalo de autoestima que puedes darles.