No hay productos en el carrito.

No hay productos en el carrito.

Pascua al estilo BusinessKids

Por Myrna Varela, directora de BusinessKids Las Águilas

La Pascua es una tradición muy importante en diversos países, ya que representa un momento de renacimiento.

En particular para las culturas con tradición judeocristiana la Pascua simboliza la unión de dos eventos que marcan los ritmos de la cultura. Por un lado, recuerda el inicio de la primavera y de los tiempos de reproducción, de vida, de calor. Y por otro lado, conmemora el renacimiento de la fe. En ambos casos, es una de las fiestas más importantes del año.

En el mundo del emprendimiento, las tradiciones como la Pascua nos permiten recordar lo siguiente:

  • Oportunidad de negocio (ideas para emprender). Cada tradición, como los huevos y el conejo de Pascua, las ceremonias religiosas, la celebración del equinoccio de primavera, las ferias y hasta los festivales escolares son una oportunidad de desarrollar productos y servicios para cada una de esas necesidades del consumidor. Por esas tradiciones, se generan una gran cantidad de empleos, que han permitido incluso crear grandes emporios en industrias como: dulces (nada más hay que recordar esa sorpresa de chocolate, que es una de las empresas más grandes del planeta); el sector de la joyería y artesanías (una vuelta al Museo de San Petersburgo y podemos admirar espléndidas obras maestras convertidas en huevos de Pascua); en el sector turismo (sólo hay que ver cómo la gente quiere ir a Teotihuacán, Chichen Itzá o Machu Pichu a ver los equinoccios). Además, se requiere mantener la creatividad y la innovación para hacer atractivos los productos y servicios en las épocas de vacas flacas.
  • Oportunidad para pensar en el proceso de producción. No sólo porque tener un producto o servicio que podamos adaptar a las necesidades de la época nos hace innovar, sino porque la demanda de ciertos artículos puede ser tan grande que hay que crear economías de escala y una gran eficiencia para cumplir con tiempos cortos y controlar muy bien el inventario. Por supuesto, para tener una producción que se adecue fácilmente a otros productos para otras temporadas.
  • Oportunidad para generar finanzas sanas. Tener un negocio con productos y servicios muy demandados en una época del año pone una presión financiera en un negocio, porque hay que planear muy bien para que los recursos alcancen para los periodos donde no hay demanda de ese producto.
  • Oportunidad de tener un plan de ventas y de mercadotecnia muy especializado y donde los tiempos estén muy controlados para llegar al cliente objetivo en el momento idóneo. Si es muy pronto, se olvidarán de nuestro producto y si es muy cercano, quizás ya hayan satisfecho su necesidad con otro producto.

Como todo en la vida, la actitud es el ingrediente secreto más importante. Se requiere tener siempre una sonrisa, aun en la tempestad, siempre enfocarse en la oportunidad y no en el fracaso, siempre buscar nuevas preguntas y respuestas, siempre adaptarse. Y en eso la tradición de la Pascua nos debe recordar que siempre hay un renacimiento, siempre hay un periodo de crecimiento, siempre nos podemos levantar después de una caída y que el sol seguirá siempre saliendo y es para todos.

No importa la edad, el emprendedor debe darse estos tiempos de reflexión para darse un respiro y mantenerse positivo y con un negocio exitoso que le brinde mucha satisfacción. Por eso, aunque el seminario de Pascua de BusinessKids está orientado a los más pequeños nos da la oportunidad a todos de reflexionar en esos temas importantes que, muchas veces por el trajín de la vida, pasamos por alto.